Otra vez, sin rumbo

Puente, por fin ha llegado el puente. Y menos mal porque andábamos ya con la lengua fuera. ¿Y dónde estamos? Ahora mismo, tomando una cerveza, comiendo algo de queso y escribiendo este post en Villoslada de Cameros (La Rioja).

Tenemos sangre riojana y hemos estado vinculados a su capital, Logroño, especialmente durante los últimos siete años, sacando adelante el hostel Check In Rioja. Pero sucede con frecuencia que a los lugares más cercanos no se les presta atención, ya habrá ocasión… y la vida entonces pasa y pasa, y te das cuenta que muy cerca existen rincones especiales. Muy especiales.

De modo que en este puente decidimos casi en el último momento, dirigirnos a La Rioja. Y aquí estamos, pero apenas hemos llegado hace un ratito, ya de noche, porque el día lo hemos disfrutado en la provincia de Soria. De donde corre sangre por nuestras venas… Lo de la vuelta a los orígenes nos atrae irremediablemente, y como tenemos tantos… ¡pues es un lujo!

Anoche llegamos a las 23.00 horas a Medinaceli. Para nosotros es un pueblo siempre agradable; hemos estado muchísimas veces porque parte de nuestra familia procede de otro municipio cercano, y asimismo muy bonito: Monteagudo de las Vicarías. No dejéis de visitar ambos, y si necesitáis algo, en el segundo, llamad a la casa pegada a la iglesia…

De Medinaceli casi siempre nos sorprende que haya tantas casas cerradas y que no haya ambiente, en la parte de arriba, queremos decir. Tiene un arco romano, calles agradables y una tiendita en la que el pan está riquísimo y es imprescindible comprar paciencias y mantequilla de Soria. Pero apenas hay movimiento. Nosotros nos imaginamos, una y otra vez, la plaza mayor llena de terrazas con gente… En fin, esto de la despoblación no es una broma.

También tiene una nueva zona de autocaravanas en la campa en la que también se puede jugar al fútbol y desde donde se disfrutan unas vistas muy bonitas.

Hemos dormido y amanecido allí. Es la segunda vez que lo hacemos y nos parece un punto perfecto para hacer noche cuando se viaja rumbo a Madrid o en dirección a Barcelona, Logroño…

Mientras desayunábamos hemos decidido acercarnos a un lugar que, por cercano, nunca antes habíamos visitado: el yacimiento arqueológico de Ambrona. ¿Cuál ha sido nuestra sorpresa? Que estaba cerrado pese a que en el cartel indicaba horario de apertura en este momento del año. En fin, que nos hemos preparado un café y los bocatas para disfrutar de un paseo.

De allí, hemos partido hacia Soria y hemos parado, como siempre hacemos cuando nos encaminamos a Logroño, en Almarza. Nos encantan el chorizo y los torreznos del bar de la entrada. No recordamos el nombre, pero es el de la entrada…

Hemos ido al acebal de Garagüeta y la decisión no ha podido ser más acertada. Nos hemos quedado con ganas de un paseo más largo, pero el recorrido de apenas 4 kilómetros desde el aparcamiento, es fácil y accesible.

Habíamos visto acebos, pero aislados. Un bosque de acebos es una maravilla, porque además están separados, y cada uno está formado por muchas ramas. Nos ha encantado, y lo recomendamos. Es una de esas pequeñas escapadas que, como decimos, por cercanas no suelen tenerse en mente.

Con nuestra filosofía de ir sin rumbo casi siempre tenemos sorpresas maravillosas. Mientras comíamos el bocadillo de sardinas y de mejillones, en una fuente, hemos recordado que una vez escribimos un reportaje sobre Oncala y su festival del acebo. Allí que nos hemos plantado por la tarde. Nos ha fascinado cómo se lo montan en este pequeño pueblo para que su propuesta por atraer visitantes alcance ya la décima edición.

En el mercadillo se podían comprar turrones, quesos, artesanía, y claro está, adornos navideños con el acebo como elemento protagonista.

Además, las calles y casas están adornadas con guirnaldas y coronas, también de acebo, y se pueden visitar la iglesia, en el barrio alto, con la exposición de varios tapices, y en el ayuntamiento, el museo de los pastores. Nos ha gustado muchísimo este último y nos ha recordado que parte de nuestra familia siempre se dedicó a dicha actividad.

Lo recomendamos de veras, porque la exposición desvela aspectos muy interesantes del modo de vida de las personas implicadas en la trashumancia, con un apartado dedicado a la función de las mujeres, quienes permanecían en los pueblos y sacaban adelante a la familia, el campo y otros animales que no eran ovejas.

Mañana os contamos hacia dónde se dirigen nuestros pasos…

Keep Rolling!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s