Cerdeña en furgo IV, un auténtico viajazo

Escribimos ya desde el camarote del ferry. Estamos cansados tras una noche en la que no cabía más calor, humedad y ruido… Txus nos aconsejó no aparcar la furgo ni dormir en el puerto, a la espera del barco, pero no le hicimos caso y ¡qué noche!

Rebobinamos un poquito para contar en unas líneas la parte final de nuestro viajazo a Cerdeña. Porque éstas han sido unas vacaciones verdaderamente inolvidables. Volvemos con las pilas muy cargadas y pensando que agosto nos permitirá también alguna escapada.

En Cea nos encontramos de nuevo con Txus y Rosa, quienes habían buscado alternativas para aparcar y dormir junto a la playa. Por 25€ se puede pernoctar en áreas específicas para camper, sin apenas servicios. Nuestros compañeros de viaje negociaron en una de ellas una ‘rebaja’ por ser dos furgos (20€) y, finalmente, acordaron un espacio en un parking con ducha y baños por… ¡6€! Sirva de ejemplo para mostrar que en esta isla muchas cosas se pueden negociar. Dormimos junto a otras dos furgos y autocaravanas.

También nos encontramos en Cea con Mapi y Javi, que recorren la isla en moto… no somos capaces de vernos en España, pero ¡nos encontramos en Cerdeña! Comimos, apuramos la tarde en la playa y pretendíamos conducir esa misma noche hasta la costa norte de la isla. Nos rajamos al minuto… porque las carreteras son terribles y la forma de conducir de los sardos te lleva con el corazón en un puño todo el rato.

Aquí hacemos un inciso para indicar que vimos un golpe entre tres coches y nos sorprendió no ver más. Si bien, las cunetas están llenas de flores de plástico. Así que mucha precaución porque ellos no distinguen línea continua, cruce y, por supuesto, los límites de velocidad les importan un carajo.

Nos encontrábamos dispuestos, como decimos, a llegar al norte a pesar de que eran ya las 20 h. Eran algo más de dos horas según el GPS, pero ya en los primeros 45 minutos dimos tantas vueltas, subimos y bajamos tanto, que uno de nosotros creyó que lo mejor era seguir la pista a… ¡Rosa y Txus!

Así que nos plantamos en Oliena, en el interior. Pero antes nos detuvimos en Orgosolo, según leímos, hace algunas décadas, fue considerado el pueblo más violento del mundo porque se dieron todo tipo de vendettas y murió muchísima gente. De 4500 habitantes, fallecieron 500 en manos de otros.

Ahora, es conocido por los murales que ilustran las paredes de las casas y que recuerdan las revoluciones obreras del siglo XX, mensajes sobre feminismo, libertad, etc.

Son realmente bonitos, tanto estéticamente como por su contenido. Merece muchísimo la pena dedicar un rato a pasear por el pueblo.

En Oliena, cenamos con Txus y Rosa, junto a quienes dormimos discretamente en un aparcamiento de la parte alta del pueblo. Gratis y sin ruido a pesar de que el pueblo celebraba un festival de folclore.

Nos gustó que, como otros municipios, éste cuenta con bellas fotografías sobre la cotidianeidad de la zona (la pesca, los oficios…) colgadas en cualquier pared desvencijada.

Por la mañana, tras compartir desayuno junto a una higuera, no nos despedimos. Sabíamos que volveríamos a vernos.

Hemos sufrido dos últimos días de un calor insoportable. De modo que hemos procurado estar a remojo lo máximo.

(En la foto, muertita de calor)

Dicho esto, nosotros partimos hacia Castelsardo, pasando antes un rato en la playa Li Junchi, próxima a Badesi. Se trata de un buen destino, pero nos la volvió a jugar el viento y nos marchamos antes de lo deseado.

Llegamos a Castelsardo, localidad que nos gustó muchísimo, por el laberinto de sus calles medievales y por el increíble atardecer que se puede disfrutar desde lo alto.

En este viaje, hemos buscado sobre todo sol y mar. Llevábamos tres años sin apenas playa y lo necesitábamos. Por ello, no pretendíamos perdernos entre iglesias y monumentos de ciudades o pueblos especialmente bonitos. Castelsardo sí lo es.

El esfuerzo de subir hasta la parte antigua y el castillo es bien merecido y, como dicen, hace gala de uno de los mejores atardeceres del Mediterráneo.

La parte alta está llena de tiendas y restaurantes típicos. Se encuentran puestos de la artesanía realizada por las mujeres, sobre todo, cestas.

Dormimos en el puerto, sin pagar y con el único inconveniente de que la carretera se encuentra próxima.

Al día siguiente, elegimos una cala de Lu Bagnu, apenas a 5 kilómetros de Castelsardo. Aparcamos en una zona, al otro lado de la carretera sin tener tampoco que pagar. Fue, para nosotros, la mejor playa de todas las vacaciones. Así que nos dimos nuestro último atracón de sol y salitre. ¡Tanto que Txus y Rosa al vernos, dijeron que uno de nosotros había subido dos tonos de moreno!

Sí, con ellos volvimos a encontrarnos y cenar unas pizzas riquísimas. Elegimos Sassari que, a primera vista puede parecer sin encanto, pero que lo tiene. Atención, por ejemplo, a la fachada de su catedral. Nosotros aparcamos en la estación de tren y no tuvimos que pagar.

Cerdeña es una isla muy recomendable para ser recorrida en furgo, con infinidad de sitios donde pernoctar, pagando o no (#FreeCamperIsNotACrime), pero en la que a veces no es fácil encontrar lugares en los que cargar agua limpia o tirar agua sucia (insistimos en lo esencial de llevar potty para no dejar nuestros “recuerdos” allá dónde aparcamos). Ah, y tampoco es fácil deshacerse de la basura, apenas hay contenedores en los pueblos. Es importante separar la basura porque todos los contenedores diferencian vidrio, papel, plástico y latas, orgánico.

Y así concluyen estas vacaciones, con el deseo de no tardar demasiado en volver.

Arrivederci, amigos. Esperamos no tardar otro año en subir contenido… ¡Nos vemos por las carreteras, si nos cruzamos, os echaremos las luces!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s