Cerdeña en furgo II

acceso cala domestica


En Cala Domestica estuvimos muy tranquilos. Dormimos junto a unas 10 autocaravanas y alguna furgoneta. Había sobre todo familias con niños, lo decimos para quien busque este tipo de lugares. Era una explanada bastante grande, con distancia entre unos y otros. Pagamos 15 euros, y había baño y ducha, de pago. Nosotros, antes de irnos, nos duchamos con nuestro depósito de 20 litros.

Por la mañana, raudos, recorrimos la pequeña distancia que separa la cala mayor de la más pequeña. A la derecha de la cala grande, sale un caminito, y saltando por las rocas, se pasa por un pequeño túnel cavado en la misma roca. El acceso no tiene ninguna dificultad, pero recomendamos no ir con chanclas, como mínimo con sandalias de tiras atadas.

cala domestica conmigo


Sentimos que habíamos encontrado el paraíso. De veras, será que nosotros -que somos de secano- nos conformamos con sol y agua limpia. La calita a la que, como indicamos, se llega caminando apenas unos metros por las rocas, es perfecta y aunque parezca que está “encajonada” entre los montes, da el sol desde las 10.30 de la mañana y hasta bien entrado el atardecer.

El agua era cristalina. Se trata de una cala interior, por aquello de la forma de la costa, de modo que no hay olas y se puede nadar hasta la pared de rocas de enfrente, a unos 200 metros. La mayoría de la gente disfrutaba practicando snorkel, también lo hizo uno de nosotros (el otro siente muchísimo respeto al mar porque, además, le pican todos los bichos habidos y por haber).

Hemos continuado ruta. Bueno, es un decir porque en este viaje no tenemos ni idea de adónde nos dirigimos. Nos detuvimos para ver Scoglio Pan di Zucchero, parada indispensable, y seguimos hasta Iglesias porque necesitábamos repostar gasoil. Es muy importante no apurar el depósito en esta zona si no se quiere pasar un mal rato.

zuccero


Iglesias, a uno de nosotros le gustó por su aire decadente, tan italiano, al otro, ni fú ni fá, aunque se comió un helado rico.

Nos dirigimos a San Antioco, una pequeña isla comunicada por una carretera, bañada a ambos lados. Llegamos a Cala Lunga, donde no tuvimos ninguna duda a la hora de dormir. Los italianos de la otra furgo sí vacilaron, hasta que se nos acercaron y nos preguntaron si íbamos a pasar la noche, al responder afirmativamente, dijeron que entonces ellos también.

cala lunga


Temprano, a las 8 estábamos en la cala, realmente mínima, y con una zona de agua estancada y sospechamos sulfurosa, porque olía un poquito a huevo duro… Se fue llenando poco a poco, pero de nuevo, el paraíso.

Pagamos 1,5 euros por media jornada de parking. De allí, parada a comer en un chiringuito, el único, de Calasetta, en el que subimos el post anterior al contar con internet mientras dábamos buena cuenta de dos platos de pasta y pescado frito. Luego discutimos con el señor que cobraba porque no nos había mostrado el ticket… pero no nos amargó, lo mismo nosotros al pobre sí que le fastidiamos la tarde. Ya lo sentimos, pero se puso un poco pesado y ni a tiros nos mostraba el ticket. ¡Menudo es uno de nosotros (o una)!

La falta de ropa limpia nos impuso la necesidad de buscar un camping. Elegimos Cala di Pula, en el camping Flumendosa hicimos la colada e incluso pudimos acercarnos a la playa, que sinceramente no nos gustó. Así que por la mañana nos marchamos después de correr por la costa y comprobar que todas las playas eran similares.

El camping nos costó 39 euros, un poco caro, sí, y más cuando para repostar agua una máquina te pide otros 5. Nos negamos a pagar esa cantidad por no más de 30 litros, así que buscamos un grifo en otro lugar del camping que cumplió perfectamente su función.

Pasamos un mal rato porque la puerta corredera de la VWT6 no cerraba del todo. No se activaba el motor eléctrico que termina de cerrarla y la idea de continuar el viaje en esas condiciones era poco apetecible, por el ruido de llevarla medio abierta en carretera y por tener bloqueado el panel central de la consola del velocímetro por el chivato de “puerta abierta”.

Pensamos que quizás se trataba de la arena acumulada durante estos días y, tras limpiar bien todos los engranajes, volvió a funcionar. ¡Esperamos que sea sólo eso!

cagliari


La mañana la pasamos en la capital de Cerdeña, Cagliari, que es muy bonita y agradable. Allí comimos unos mejillones brutales con alcachofas y polvo de huevas de pescado, y pasta con langosta de morirse. No anotamos el nombre del establecimiento pero está en el barrio de la Marina y el logotipo era un mejillón. Era la especialidad, con multitud de salsas pero nosotros nos guiamos por la recomendación del camarero. ¡Y mojamos hasta el último pedazo de pan!

cagliari 2


Decidimos terminar la jornada y estacionar en un parking cercano a la cala Sinzias. Intuimos que es una zona popular porque de hecho había dos restaurantes próximos con música en directo y escuchamos bullicio. Pero que nadie se asuste, concluyó temprano.

Nos gustó la playa, con agua cristalina, pero notamos que en esta zona, Capo de Marina, comienza a haber gente. De hecho, hay alguna (horrible) urbanización de playa. Quizá también se notaba que era sábado y no se encuentra demasiado lejos de la capital.

Para llegar a Sinzias bordeamos la costa, por una carretera sinuosa que permitía admirar un mar de diversos azules, del añil al turquesa, realmente bonito. Atención a la conducción de los italianos. No les importa que haya líneas continúas ni un cruce para adelantarte. Además, tocan el claxon.

Anoche, tras la playa y cuando estábamos montando el campamento, se nos acercó un matrimonio de Bilbao, que venían de Costa Esmeralda y a los que, además, ¡también les sonaba nuestro blog!

Charlar con ellos nos ha convencido de no correr para ir a esa zona porque nos indicaron que había mucha gente y no era sencillo encontrar un acceso a la playa.

De modo que estamos muy contentos por haber seguido el consejo de la pareja de Pamplona, que nos sugirió ya en el ferry dirigirnos hacia el lado este.

Hoy, más… ¡y mejor!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s