Los vinos que (ya) nos bebimos.

Sería absurdo titular esta entrada como ‘6 vinos furgoneteros’. No los hay más o menos adecuados porque se viaje con la casa encima, y a nosotros no nos gustan las etiquetas sin sentido. Simplemente vamos a recordar los que (ya) nos hemos bebido y disfrutado en la furgo, con nuestras copas que no son de cristal pero que lo parecen.

Solemos elegir cuidadosamente dónde aparcamos y pasamos la noche. Nos gusta dormir en lugares aislados, lejos de pueblos y ciudades, y solemos evitar los camping. Hasta la fecha, nadie ha llamado a nuestra ventana a altas horas de la madrugada y nos ha pedido que desalojáramos el lugar. Si así fuera, aceptaríamos la multa porque, posiblemente, no podríamos conducir. Nos gusta beber y cenar con calma, pero no admitimos ni una sola gota de alcohol al volante.

En Escocia, el precio de los vinos es elevado. Y la calidad no suele acompañar. El más popular es uno de Chile llamado Casillero del Diablo. El anuncio televisivo da tanto miedo como la resaca que se sufre. Sí, damos fe de ello.

En agosto llegamos cargados de vino, pero no fue suficiente, así que de Navidad regresamos, entonces sí, con tres cajas. Tampoco ha sido suficiente. Desde hace unos días, estamos en crisis porque las reservas se acaban. De hecho, ya no nos queda vino tinto y eso no nos gusta nada. Ah, y solo tenemos una cuña de nuestro queso favorito. Abrimos la nevera, la miramos una y otra vez y nos resistimos a probarla.

Hoy recordamos algunas etiquetas que nos han hecho felices. Muy felices.

  • Cepa 21 

Nos gustan (y mucho) los vinos de Bodegas Cepa 21, situadas en Castrillo de Duero, en Valladolid. Al frente de este sólido proyecto, se encuentra José Moro, presidente también de Bodegas Emilio Moro. Nos quedamos con este monovarietal de Tinta Fina, fresco, equilibrado y muy apetecible.

Captura de pantalla 2017-05-05 a las 12.44.30

  • Finca Valdelroble

Con la familia Callejo nos une amistad. Así lo quiso aquel Camino de Santiago que recorrimos juntos en agosto de 2009. Admiramos su trabajo y proyección, y siempre es buen momento para abrir uno de sus vinos, que producen en Ribera de Duero y que tienen mucho qué decir. Por ejemplo, Finca Valdelroble.

Captura de pantalla 2017-05-08 a las 15.13.25

  • Lalama

De la bodega gallega Dominio do Bibei nos convence todo. Su forma de creer en la tierra, su forma de crear y, por supuesto, sus vinAZOS. Todos los que hemos probado son elegantes, exquisitos y equilibrados.

Lo son gracias al suelo, al viento, al sol y a todos los elementos que confluyen en Ribeira Sacra. Lo son, cómo no, gracias a las personas que están detrás, que se empeñan en dar lo mejor de las vides y de sí mismos.

Captura de pantalla 2017-05-05 a las 12.56.16

Joyas como Lalama demuestran que en Galicia los tintos se expresan con un lenguaje propio y que su calidad no admite dudas. Pero no dejemos a un lado los blancos de esta bodega. Llamados Lapena y Lapola son perfectos para esos momentos que, aún siendo pura cotidianidad, pueden convertirse en únicos.

Si hablamos de estilo, el de Vintae también nos convence. La lista es larga y muy interesante, pero nos quedamos con dos.

  • El Pícaro, Matsu

Seamos sinceros: nosotros también sufrimos la influencia de la imagen. Con frecuencia, con mucha frecuencia, en la elección de uno u otro vino es determinante la etiqueta. Si además, tienen una historia, razón de más para llevárnoslo a la furgo.

el_picaro

El Pícaro nos gustó desde el primer momento, mucho antes de probarlo. Sumó puntos el hecho de proceder de Toro, una de nuestras zonas vitivinícolas favoritas. Elaborado con Tinta de Toro es suave, con personalidad y sin la potencia que acompaña a los vinos de allí. Es, digamos, más fácil.

  • Hacienda López de Haro

Aunque estamos estrechamente vinculados a La Rioja, descubrimos esta etiqueta en Menorca. Fue en un restaurante que no nos cansamos de recomendar, Ses Forquilles, en Mahón. A partir de esa noche (tan divertida y deliciosa), no hemos dejado de comprar este vino.

Captura de pantalla 2017-05-05 a las 14.45.29

Cualquiera de las tres etiquetas es fácil, rica y con un precio que las hace todavía más atractivas.

  • Viura Muro

También de La Rioja, pero en este caso es un blanco. Pertenece a Bodegas Miguel Ángel Muro y es un monovarietal de uva Viura. Es fresco y muy resultón. Precisamente porque no es complejo, va bien con cualquier bocado. Es perfecto, por ejemplo, en el aperitivo. Cuando ya hemos llegado, aparcado y nos hemos puesto cómodos, entonces abrimos una botella, nos servimos una copa y picamos algo.

Captura de pantalla 2017-05-08 a las 14.55.26

Preferimos comprar en pequeñas tiendas y disfrutamos mucho conversando con el tendero de turno y escuchando cuáles son sus vinos favoritos. Si bien, existen dos direcciones online que recomendamos cuando se trata de comprar vino de calidad. Nos referimos a La Vinoteca online y a Lavinia, esta última también con tienda física en Madrid, en la calle Ortega y Gasset.

Lo dicho, si alguna noche alguien llama a nuestra ventana y nos pide desalojar… Asumiremos la multa. Seguramente hayamos bebido y no solo una copa de (buen) vino.

#nosinmifurgo
#keeprolling

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s