Kirkcudbright, ¿cómo se pronuncia?

Cada vez que decimos el nombre de este lugar alguien nos mira con cara de no entender a qué nos referimos. Nosotros insistimos y repetimos, una y otra vez, que Kirkcudbright es uno de los destinos que más nos gusta en Escocia.

Está relativamente cerca de nuestra casa, en Dumfries-Galloway, en la desembocadura del río Dee, y cuenta con un buen puñado de pistas muy interesantes.

 

barco-1

 

orilla-mar

 

La primera vez que fuimos, por ejemplo, coincidió con un mercado de pequeños productores. Disfrutamos comiendo allí y compramos huevos y algunas verduras. En otras ocasiones, sin embargo, hemos tomado asiento en un local especializado en fish&chips, junto al puerto. Su nombre es Polarbites.

Como dijimos, en este país sienten debilidad por los títulos y los carteles. En este caso, Kirkcudbright está catalogada como ciudad artística. Hay algunas galerías que se pueden visitar, conocer y charlar con los artistas y comprar sus obras, antigüedades o pequeñas joyas. Por ejemplo, Ochre Gallery, de Richard Brinley, y High St. Gallery.

 

acuarelas
postales

 

Es un placer recorrer el centro. Se suceden casas con la fachada y la puerta pintadas de brillantes colores. Cada una es diferente.

 

Captura de pantalla 2017-01-23 a las 13.58.13.png

 

ventana

 

También hay callejones que unen unas viviendas con otras y que esconden rincones y jardines con mucho encanto. Eso y también cierto aire decadente.

 

callejón.jpg

 

A través de las ventanas se puede ver un pedacito de la vida de quienes allí habitan. En Escocia no hay persianas ni les importa que se vean sus salones, cocinas o estudios. A nosotros nos puede la curiosidad y, a veces, nos asomamos.

 

ventana-barco

papiroflexia

 

Hablando de jardines, si hay uno que merece la pena es el de la casa-museo Broughton. Fue el hogar y el taller del artista Edward Atkinson Hornel. Reúne los muebles y objetos de su vida íntima y cotidiana, la que compartía con su hermana. También están sus obras, tanto lienzos como fotografías sobre diversos viajes, entre ellos, a Japón.

El interior es sumamente interesante y el jardín… un oasis.

Nosotros lo visitamos a primeros de septiembre, cuando todavía estaba lleno de flores, y resultaba una explosión sensorial: colores, aromas, sonidos…

Disfrutamos haciendo fotografías sin prisa, fijándonos en los detalles, en esa manzana caída en un banco, por ejemplo, y contemplando cómo otros visitantes, sentados en algún banco, simplemente escuchaban el silencio y respiraban profundo.

Ahora que ya es primavera, estamos seguros de que repetiremos visita y volveremos a asombrarnos ante la variedad de plantas y flores. Si en septiembre, este jardín era bellísimo, ahora…

 

captura-de-pantalla-2017-01-23-a-las-14-08-47

Captura de pantalla 2017-01-23 a las 14.17.13.png

 

Kirkcudbright también tiene encantadoras tiendas como Mug Shots, en las que puedes llevarte como recuerdo la tradicional bufanda de tartan. No suelen ser nada caras, si bien, se puede elegir entre diferentes precios en función de la calidad.

¡Qué duda cabe de que Escocia es mucho más que las Highlands! Nosotros somos afortunados y todavía tenemos por delante algunos meses para conocer sus mayores tesoros.

Vivirlo para contarlo.

#nosinmifurgo
#keeprolling

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s