Galicia y Asturias… sin gasolina.

Era nuestro segundo viaje con la furgo de Nacho, una Traffic camperizada, con todo de quita y pon. La boda de unos amigos en una aldea perdida de Galicia fue la excusa para reunir unos días y recorrer esa zona. Y quizá también Asturias. Así lo hicimos.

Salimos desde Logroño y paramos a comer en el Lago de Sanabria. De repente, fuimos conscientes de que no teníamos tanto tiempo. La boda era unas horas después y, con las prisas, no nos dimos cuenta de que apenas teníamos gasoil. Ya sabéis, si una situación puede empeorar, empeorará… y ya en ruta  no encontramos ninguna gasolinera.

Nuestro amigo, el novio, además, nos había dicho y repetido que el GPS te podía llevar por un recorrido que no debíamos seguir. Y claro: Ésa fue nuestra ruta. Sin gasolina y sin cobertura, ah, pero con la tranquilidad que da llevar la casa a cuestas con comida y cerveza en la nevera. Aquella carretera, en la que no nos cruzamos con nadie (y sí con algunos ciervos) en muchos kilómetros, se terminó en una aldea, tal cual. Nos bajamos de la furgo y preguntamos a dos señoras por el destino que buscábamos, nos preguntaron que por dónde habíamos ido y pusieron esa cara que lo dice todo:

‘¿Cómo?’ ‘¡Hace años que nadie va por esa carretera por la que habéis venido!’.

No fueron capaces de indicarnos el camino a seguir, pero nosotros llegamos y vaya que si disfrutamos de la fiesta.

Al día siguiente, lentamente, como dicta una buena resaca post-boda, nos marchamos. Lo hicimos de esa forma que tanto nos gusta: sin rumbo.

Fuimos a Vigo, visitamos la ciudad y continuamos en busca de una playa. La hallamos y uno de nosotros (o una) sufrió la picadura de una faneca. Cuando lo recuerda es con dolor pero también entre carcajadas. ¡Qué escena montamos! Advertencia: Las picaduras de estos peces son habituales en la zona y, de hecho, los asiduos utilizan “fanequeras” (zapatillas de goma) para protegerse de ellas. Después de dos días pernoctando en la zona que da acceso a la playa visitamos A Coruña y, tras una buena mariscada, fuimos a dormir a Isla de Arousa. Allí, como recordábamos hace una semanas en otro post, soplaba tal viento que creímos volar…

Al día siguiente, recorrimos la costa Gallega hasta Ribadeo, y después de un paseo por el pueblo, nos dirigimos a Praia das Catedrais. Llegamos tarde y con la marea alta, así que nos acostamos intrigados por el espectáculo que disfrutaríamos al despertar… y, efectivamente, increíble la panorámica matinal que vivimos en primera persona.

Saltamos a Asturias, a Llanes, y nuestra visita mereció un cachopo en El Dorado. Alguien que nos conoce bien y que vive allí, nos indicó un lugar de ensueño para dormir. Llegamos de noche, una vez más, aparcamos la furgo y en su coche volvimos a cenar al pueblo.

A la mañana siguiente la sorpresa fue enorme. Mucho más que enorme. Estábamos en medio de un prado y no lejos pastaban unas vacas.

asturias-3

Y a pocos metros de distancia, descubrimos una de las playas más bonitas que hemos visto, la de Cué, y una de las mejores en la que nos hemos sumergido.

blog-asturias

Solo viajar en furgo te permite esto. Dormir sintiendo el olor y el sonido de la naturaleza, levantarte antes de que lleguen los demás y descubrir que la luz del día ilumina, con frecuencia, auténticas joyas.

Como veis, solemos dormir en zonas próximas a las playas, en medio de bosques o, incluso, en las afueras de algún municipio. No decimos que no a un buen camping o área de autocaravanas, y también los visitamos con frecuencia, sobre todo por cuestiones logísticas.

Como veis también gastamos en restaurantes, hacemos la compra en comercios locales, pagamos las atracciones turísticas que creemos que merecen la pena… Y ahora que algunos municipios y comunidades autónomas, como Asturias, se están planteando regular y restringir el turismo en furgo y autocaravanas, no queremos dejar de escribir unas líneas para reivindicar que quienes viajamos en furgo #NoSomosDelincuentes que #FreeCampingIsNotACrime y que, si en algún sitio no somos bien recibidos, dejaremos de ir.

Captura de pantalla 2017-04-06 a las 19.19.43

Y claro, iremos encantados a aquellos sitios en los que nos sintamos bien acogidos como lo que somos: viajeros. Con otro estilo y con la casa a cuestas.

#nosinmifurgo
#keeprolling

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s