Mull of Galloway, junto al faro.

En Escocia, con la furgoneta pasa como con salir a correr. Si esperas a que luzca el sol y no llueva, nunca sales. Sea primavera o incluso verano. Posiblemente, en esto haya mucho de actitud positiva y a nosotros no nos molesta ni la lluvia, ni la nieve ni tampoco la niebla o la oscuridad. Porque #nosabemosquedarnosencasa.

Recordamos hoy Mull of Galloway. Llegamos en una noche un tanto desapacible, pero lo que vimos al levantar la persiana, a la mañana siguiente, pertenece ya a nuestra colección personal de amaneceres únicos.

Tras una cena que se prolongó demasiado el viernes, con varias botellas de vino español y algún whisky de por medio, el sábado, salimos sin prisa de casa y estuvimos varias horas en Wigtown.

Es un pueblo muy pequeño en el que hay unas cuantas librerías, la mayoría de segunda mano, así como cafés y hoteles vinculados con el mundo de los libros. Por todo ello merece el título de ciudad literaria. Hemos descubierto que el marketing en Escocia funciona de maravilla, colocan carteles en casi cualquier lugar y los recién llegados nos detenemos. A veces merece la pena y otras, no tanto.

 

cartel libros.jpg

 

Quizá nosotros esperábamos mucho más, pero disfrutamos de un paseo y de ese nuevo tipo de turismo que nos gusta practicar: el de cementerio.

Y es que por estas tierras las últimas moradas se encuentran en medio de los pueblos y ciudades, están abiertas y a nosotros, qué le vamos a hacer, nos entretiene perdernos entre lápidas y leer nombres, fechas, saber que más de uno es enterrado junto a la suegra, que hay quien pidió una escultura en forma de caballo porque este animal era su mejor amigo, etc.

turismo-cementerios

 

Pero volvamos a Mull. Aunque con frecuencia son lugares solitarios y azotados por el viento, como ocurrió entonces, hay algo en los faros que nos atrae.

Lo encontramos, tras recorrer estrechas carreteras, habiéndole llevado la contraria en un par de ocasiones al GPS y sin la menor idea de qué nos esperaba cuando amaneciera.

 

faro

 

Nos impresionó tanto la luz, el ruido del viento y el mar tan cerca, tan bravo, que estuvimos varios minutos en silencio y sintiéndonos realmente privilegiados.

Esa mañana de domingo transcurrió sin prisa. Tras el desayuno, decidimos explorar ese rincón del mundo en el que tan plácidamente habíamos dormido y desvelamos el misterio de la luz que habíamos visto en plena oscuridad.

 

img_2292

 

Y es que cuando teníamos todo preparado para cenar, advertimos a alguien caminando desde el faro y hacia nuestra furgoneta, con un frontal. Sinceramente, imaginamos de todo, pero nadie llamó a nuestra puerta.

A plena luz, mejor dicho, a plena niebla, supimos que no era el farero. En este lugar tan apartado de la civilización, existen tres casitas que pueden alquilarse y, en una de ellas, estaban un señor y su perro. Fue él quien salió a cerrar la valla. Nada más.

Él nos explicó que a partir de la primavera hay un museo que se puede visitar. Nosotros nos asomamos por la ventana y pudimos ver máquinas, fotografías…

 

img_2304

 

También curioseamos el huerto de la parte de atrás. Sin duda, nos pareció el destino perfecto para perderse unos días. Con o sin furgoneta. ¡Incluso tienen la piedra del tiempo!

 

piedra-del-tiempo

 

En Escocia la acampada es libre. El hecho de viajar en furgoneta, caravana, en coche o con tienda de campaña está completamente integrado en la vida. A nadie le sorprende, a nadie le molesta. No creen que sea un crimen. De hecho, a la mañana siguiente los propietarios o la empresa que gestiona estas casitas vacacionales compartieron nuestro tweet. ¡Igual que en España!

 

faro-de-cerca

 

También son los responsables del bar en el que se puede desayunar, comer, ir al baño y admirar el mar desde una terraza impresionante. (En la foto de apertura)

Sin duda, ellos comprenden que quienes viajamos en furgoneta no pagamos un hotel pero a veces sí desayunamos, comemos y cenamos en bares y restaurantes; compramos leche en las tiendas, el periódico, unas cervezas… En fin, que hacemos gasto.

 

cafe

 

Tras el paseo y, en cuestión de minutos, la niebla impidió que viéramos el mar, en una dirección, y el faro, en la otra. Por ejemplo, frente a este banco supuestamente estaba el mar.

 

banco

 

Volvimos a la furgoneta y emprendimos el viaje. Nos detuvimos en dos playas y pasamos un buen rato fotografiando todo aquello que arrastra el mar hasta la orilla. Lo que en ellas encontramos lo contamos en cardamomoyclavo.

Ésta es una zona altamente peligrosa porque confluyen tres mares. Nadie se baña y no solo por la baja temperatura del agua.

 

bota-agua

 

Descubrimos otro buen lugar para instalarse…

 
playa-hierro-1

 

Conversando con el señor de la furgoneta, supimos que a media mañana, el granjero, propietario de la parcela, se acerca y cobra dos libras.

A pocos metros de distancia, hace tiempo que la corriente dejó para siempre un gran tonel o silo de hierro. Nos pareció incluso bonito.

 

tonel-de-cerca

carretera

 

De vuelta, disfrutando de una carretera estrecha y sinuosa, vimos algunas ovejas con corderos que apenas llevan unos días en este mundo. Son especialmente llamativas porque su tamaño es mayor que el de las españolas.

 

ovejas

 

¡Cómo llamativa es la altura y frondosidad de las aliagas!

furgo-y-aliagas

La última parada fue el pequeño pueblo de Port Logan. Donde comimos las sobras de la cena del viernes, frente al mar, y sentimos que estábamos en el mejor restaurante del mundo.

 

captura-de-pantalla-2017-02-20-a-las-13-55-07

 

No necesitamos nada más para volver a casa con las pilas cargadas y comenzar la semana con energía. ¡Es fácil! Aunque llueva…

#nosinmifurgo
#keeprolling

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s