Britannia: Una de romanos, o dos.

La semana pasada quisimos deciros en qué lugar de Reino Unido nos había sorprendido un atardecer único mientras conducíamos. Quisimos, pero las tecnologías nos jugaron una mala pasada y el texto se esfumó como por arte de magia. Será que vamos muy deprisa. Tanto que la entrada que subimos en sustitución incluía, entre las primeras líneas, una falta de ortografía muy, muy grande. ENORME. Os pedimos disculpas. Lo bueno es comprobar que algunas personas nos leen y nos envían mensajes para que enmendemos el fallo. Gracias.

Y como aquél fue un atardecer inolvidable vamos a intentar recuperar el texto en la medida en que nuestra memoria nos lo permita. Ahí vamos…

Captura de pantalla 2017-01-24 a las 23.45.18

Viajar en furgo tiene muchas ventajas. Una de ellas es que si el trayecto es largo puedes sentir la necesidad de detenerte para descansar o comer algo, y recalar en pueblos y ciudades que, de otra forma, probablemente no conocerías. Eso sucedió en diciembre. Cuando viajábamos hacia el sur, hacia Portsmouth para tomar el ferry, nos detuvimos en Bath. La sorpresa fue mayúscula.

IMG_7007

Llegamos por la tarde, ya de noche. Aparcamos en el centro de la ciudad, en el parking de larga estancia de Charlotte Street y allí dormimos muy tranquilos. En las ciudades no acabamos de sentirnos cómodos, y por eso decidimos estacionar cerca de la máquina expendedora de tickets donde, claro, había varias cámaras de seguridad. Si os animaís a dormir allí os aconsejamos recorrer todo el parking, puesto que aunque la mayor parte de las plazas están en cuesta es posible encontrar espacios bien nivelados. Los precios son: 5,40£ por 4 horas, 6,40 por 6 y 8,50£ por 8.

A pesar de estar cansados, dimos una vuelta por la ciudad. Y antes de ir a cenar a un restaurante chino, que encontramos por casualidad cuando lo que buscábamos era un japonés, incluso tuvimos tiempo de entrar en una iglesia a escuchar un festival de villancicos. El restaurante chino se llama Hoi Faan, está en el nº 41 de St James´s Parade y cumple el famoso tópico de “si hay chinos comiendo en él es bueno”, ¡Éramos los únicos occidentales! Y sí, buenísimo, aunque pidiéramos al azar la mitad de los platos, y la otra mitad señalándole al camarero lo que veíamos en las mesas de alrededor.

Por la mañana visitamos los baños romanos. Optamos por el ticket que también incluye el Fashion Museum Bath y la Victoria Art Gallery. Pagamos 21,50£ cada uno. Los baños merecen mucho la pena, pero los otros dos espacios quizá se pueden omitir.

Sorprende cómo los romanos, al tiempo que invadían, introducían aquello que consideraban esencial en su vida diaria. Véase el uso y disfrute de aguas termales. Sabían que la conquista iba para largo y no querían prescindir de sus costumbres.

En cuanto al museo de la moda, si se han visitado otros centros de estas características, éste se queda pequeño. El interés de la galería de arte depende en gran medida de la calidad de la exposición temporal. En cualquier caso es una observación personal.

IMG_7017

Entre museo y museo, descubrimos, por ejemplo, la librería Topping&Booking, y la encantadora calle Margarets Buildings, llena de pequeñas galerías de arte, librerías de segunda mano y anticuarios.

IMG_7025

Desde allí, y volviendo al parking para retomar el viaje, conocimos otra zona de Bath altamente recomendable, el Circus, bello ejemplo de arquitectura georgiana.

bath circo

Como decíamos al principio, la semana pasada no pudimos compartir la entrada sobre Bath, así que aprovechamos ‘la mala pata’ para añadir otro lugar vinculado al imperio romano en Reino Unido. Nos referimos a Hadrian’s Wall (Muro de Adriano).

muro 1

Tuvimos la oportunidad de conocerlo el pasado fin de semana. Se encuentra al norte de Inglaterra, en el límite con Escocia, en la región de Northumberland. En su empeño por conquistar Britannia, el emperador Adriano encontró un gran obstáculo: las valientes tribus del norte. Su ejército no pudo avanzar, ni reducir los ataques, así que ordenó construir este muro, de más de tres metros de alto y más de cien kilómetros de largo, para defender el territorio sometido al sur.

muro 2

Con el tiempo, el muro se cayó y las piedras fueron en gran medida utilizadas para la construcción de casas particulares de la zona. A partir de 1850 se reconstruyó, y en la actualidad se visita y se camina. De hecho, existe una ruta que discurre paralela: Hadrian’s Wall Path. En 1987 la Unesco lo declaró Monumento de la Humanidad. Quien desee conocer más sobre esta obra, puede consultar la entrada de Wikipedia.

path

Es aconsejable visitar los restos de la ciudad llamada Vindolanda. En el museo se puede contemplar una interesante selección de piezas halladas en los años de excavaciones: joyas, calzado realizado en piel, cerámica, etc. Los trabajos continúan hoy por hoy. En el parking, además, tienen el detalle de guardarnos un sitio especial…

Parking_Camper

Otro museo muy recomendable en la zona es el Roman Army Museum, especialmente si se visita con niños.

Existe un punto especialmente bonito en este muro: el lugar en el que se encuentra el árbol Sycamore. No tenemos ninguna imagen de él porque íbamos al volante y diluviaba. Por cierto, conducir por las carreteras de la zona resulta muy divertido. ¡No os podéis imaginar qué subidas y qué bajadas! ¡Como un tobogán!

El paisaje es increíble y pudimos ver, una vez más, esas ovejas tan enormes y que tan bien nos caen.

ovejas

Lo dicho, pensábamos contar una de romanos y al final, han sido dos.

#nosinmifurgo
#keeprolling

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s