La furgo-despensa.

Cuidamos la selección de nuestros alimentos. Cada día y también cuando se trata del contenido de la furgo-despensa. Ésta es la lista de nuestros imprescindibles. Porque cada salida en furgo es especial y nos gusta celebrarlo en torno a la mesa.

En dos tupper de Ikea de gran tamaño, guardamos:

  • Un pequeño bote con Nescafé y otro con azúcar moreno. Algunas bolsas de té, un par de infusiones así como un sobre de Cola-Cao y otro de capuchino descafeinado. Nos gusta ese momento, después de la cena, en el que compartimos otra copa de vino o una bebida caliente. Quizá pecamos de maniáticos, pero no llevamos los envases enteros, solo algunas unidades.

desayuno-edimburgo

  • Arroz, pasta y cous-cous, en bolsas de plástico.
  • Im-pres-din-di-ble: un bote de tomate frito elaborado por mi madre. Si no tenemos, compramos uno de pesto. En casa casi nunca comemos pasta, pero en la furgo, es fácil cocerla y añadir poco más que una deliciosa salsa. Ésa es la diferencia entre unos tristes macarrones o no.
  • Un par de sobres de sopa miso. Cuando sentimos frío, es indispensable.
  • Un bote de aceitunas y unos frutos secos, ideales para ese picnic improvisado en casi cualquier lugar.
  • Un botecito con sal y un dosificador de chili, pimienta y paprika.
  • Pan tostado para acompañar el queso o algún embutido. Éste es otro de esos alimentos que saca nuestro lado caprichoso. Nos gusta seleccionar panes ricos y quizá con algún sabor. En Reino Unido, elegimos las de Carr’s.
  • Un par de latas de sardina o de paté de pescado. Nuestras favoritas son las de Conserverie la belle-iloise. Siempre que hemos visitado San Juan de Luz, en Francia, hemos comprado provisiones. Y si encontramos esta tienda en otro lugar, nunca pasamos de largo.
  • Algún plato ya preparado y contundente, como la fabada de Casa Gerardo y La Catedral de Navarra. Sí, nos chiflan los platos de cuchara.Somos fieles a esta última firma e incluimos algún que otro capricho como sus pimientos del piquillo confitados. Con un poco de pan y queso son una cena sencilla, ligera y muy sabrosa.

comida-2-baja

Fuera de dichos tupper, en el compartimento de la cocina y junto al menaje (que apenas son cuatro ‘cacharros’):

  • Una botellita con aceite de oliva. Comprobamos que cierra herméticamente y lo guardamos en una bolsa de plástico para evitar accidentes.
  • Un pequeño envase con vinagre.
  • Y pan. No somos nadie sin nuestras tostadas del desayuno y un sándwich siempre te saca de algún apuro. Uno de nosotros se pone violento cuando siente hambre… (una).

En la nevera, además:

  • Cerveza. Sí, en primer lugar. Y bien fría. En Escocia añoramos Mahou y Estrella de Galicia.
  • Leche.
  • Queso. Nuestro favorito es Quesos Galindo Andrés. Aunque tenemos un olfato especial para descubrir tiendas especializadas de las que siempre salimos con algo apetitoso.
  • Verdura para preparar nuestro arroz ‘perruno’ o tabulé: tomate, pepino, pimiento, calabacín, berenjena…
  • Mermelada, casi siempre hecha por nosotros.
  • Huevos cocidos. Son el tentempié perfecto cuando damos una caminata larga.
  • Un poco de embutido.
  • Un tupper con hummus. Lo elaboramos según la receta clásica y, en ocasiones, le añadimos remolacha o pimientos del piquillo. Lo tomamos como snack y nos encanta.
  • Para no complicarnos, con frecuencia llevamos algún plato ya elaborado en casa y que creemos nos resultará apetecible y práctico. Suelen ser sobras de la semana, alguna receta con legumbres o nuestra especialidad: ¡Empanadillas!. La cuestión es que en Escocia no hemos encontrado la masa en forma de obleas individuales así que nos conformamos con comprar hojaldre y preparar quiché. Pero, lo confesamos, echamos de menos las empanadillas de atún o de carne.

comida-1-baja

Prestamos mucha atención al peso de la furgo, de modo que cuidamos las cantidades. De hecho, los tupper grandes de Ikea no solemos llevarlos llenos hasta la bandera en viajes cortos; todo lo contrario, sobra espacio, pero preferimos hacerlo así. Finalizado el viaje, revisamos y reponemos para tenerlo listo para la próxima.

Si se trata de un viaje largo optamos por comprar a medida que necesitamos. Nos gusta visitar mercados y pequeñas tiendas, de forma que casi siempre adquirimos verdura y fruta sobre la marcha. Nos gusta consumir productos de pequeños productores y saborear lo local.

Somos prácticos y evitamos los olores dentro de la furgo, así que no solemos preparar platos de carne ni de pescado.

infu-baja
Llevamos papel de aluminio, bolsas de plástico, alguna pinza y uno o dos tupper pequeños para guardar lo que queda. Es fundamental comprobar que cierran perfectamente para no lamentar que algún liquido se derrame.

Uno de nosotros es excepcionalmente ordenado. Y la otra un caos. De forma que hemos aprendido que, tras utilizarla, es importante guardar cada cosa en su sitio. Así se facilita el trabajo a la hora de buscarla de nuevo. No siempre nos sale bien y es uno de nuestros pocos motivos de discusión en la furgo.

Además, no falta una botella de buen vino. Pronto compartiremos nuestra lista de vinAZOS en una entrada. Ellos nos han hecho vivir buenos momentos y se la merecen.

Como los viajes, la gastronomía es una de nuestras pasiones, de modo que buscamos restaurantes, bares y locales de la zona para probarlos.

Uno de nosotros (ella) se pone violenta cuanto siente hambre, así que en asuntos de comida no dejamos nada al azar…

#nosinmifurgo
#keeprolling

 

Anuncios

One thought on “La furgo-despensa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s