En furgo, mucho mejor. Sin duda.

Nos gusta viajar. Más que eso. Nos apasiona y a ello dedicamos nuestros ahorros, nuestro tiempo libre.

Los dos habíamos probado por separado, y sabíamos que nos gustaba. Tuvimos la oportunidad de hacerlo juntos, y nos gustó más si cabe. Comprobamos que podíamos convivir en un espacio reducido, de apenas 6 metros cuadrados, y que el orden de uno era compatible con el caos del otro. Comprobamos que viajar con rumbo, pero sin una hoja de ruta exacta, era uno de los mejores planes; y que cambiarlos sobre la marcha no nos suponía ningún problema, al contrario, era la oportunidad de dejarnos sorprender por lo inesperado.

Sí, nos referimos a esa sensación única de libertad, de poder elegir el amanecer y el escenario con el que deseas levantarte… Y sentirnos, quizá, un poquito nómadas.

Por trabajo hemos dormido en hoteles de 5 estrellas donde sólo tienes que descolgar el teléfono para obtener lo que deseas. Ahora, sin embargo, disfrutamos montando y desmontando cada noche nuestra cama, girando los asientos delanteros para preparar nuestro salón, o montando la mesa y las sillas para organizar nuestra terraza, frente al mar, bajo las estrellas.

En nuestros viajes, juntos y por separado, conocimos a gente maravillosa, con la que compartimos mesa, cerveza fría y conversación.

Juntos hemos soñado con tener nuestra propia casa con ruedas, con llevar nuestro hogar a todas partes porque todavía no somos capaces de establecerlo en un lugar fijo.

Hemos mirado mil y una web, mil y un videos. Hemos seguido foros en los que la gente comparte sus experiencias, sus viajes, sus bricolajes…

Juntos hicimos números, pedimos presupuestos y mirado cientos de anuncios de segunda mano. Juntos nos hemos apretado el cinturón y alimentado un enorme cerdo de barro para ir sumando… Y llegar a una cantidad suficiente para cumplir el sueño, quizás loco, de tener nuestra propia furgoneta y formar parte de esa comunidad que se encuentra en los camping, en los parking o en el claro de un bosque recóndito y que se saluda cuando se cruzan por cualquier carretera.

Desde marzo de 2016, viajamos en nuestra propia furgo, en una Volkswagen Ocean T6.

Existen muchas maneras y estilos de viajar, sí, pero a nosotros nos gusta éste y combinarlo con nuestro día a día, con nuestros trabajos y con nuestras aficiones.

No importa el destino. Importa el recorrido. Y si es en furgo, lo tenemos claro, mucho mejor.

¿Nos vemos en el camino?

#nosinmifurgo
#keeprolling

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s